Nada que ver con el suicidio…

Nadie puede no pensar en el suicidio, todos los seres humanos y de hecho, me atrevería a decir que incluso los animales por supervivencia de su manada incurren en la eutanasia, un asesinato sutil, e inanición o algo parecido, en el suicidio pensamos todos, por lo menos alguna vez en la vida, todos incluso los recién nacidos parece que le dan vuelta, ¿o acaso?, ¿no has notado como lloran? Pienso en el termino de la vida como algo elegante, incluso excéntrico, nada tiene que ver con cobardía, definitivamente soy alguien excéntrico, para mi suicidio, no quiero menos, los detalles, ahí esta el asunto, ¿o no mi amor?, el amor de mi vida me propone que terminemos nuestros días juntos al mismo tiempo en cama, me parece bastante elegante, románticamente desquiciado, pero cumple con la claridad que aferra este acto, porque eso es un acto, ritualístico, consiente; algunas veces practico el ejercicio mentalmente, y lo haré en lo posterior teatralmente, aparte estoy protegido de morir estúpidamente, moriré joven pero como yo decida, mi muerte no esta en manos de terceros, mi vida, mi dinero y mi tiempo, que es todo, sí, no te sorprendas, claro que en las tuyas mi amor. It’s the last straw, Bernhard reseña este acto constantemente, era algo que lo motivaba, parte de un proyecto, pero los maestros son ridículos, en esta generación quedan minimizados con nuestro potencial suicida, nuestro ingenio los supera ampliamente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Abraham Nobody. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s