Las perlas

Nunca me iría porque… lo siento; esta dentro de mí en todos mis sentidos, es inasible el sentimiento del no abandono, es amor. Eres hermosa porque… lo veo; en la parte frontal de mi corteza cerebral, es tu aroma lo que me lleva al recuerdo, pasa por mi fosas, y aterriza en la memoria. Tantas cosas para poder decirte… porque las pienso; una y otra vez por las mañanas cuando soy más claro, por las madrugadas que pasamos juntos y no; en la ausencia, en el deseo, en la embriaguez. Me gustas tanto porque… lo digo; no puedo quedarme callado ante el atisbo del anhelo, la suave curva, la canela, las perlas en tu boca, tu nariz. No miento porque… lo escribo, me denoto, me vuelvo transparente, aunque me salva y purifica, me arriesgo a quedar expuesto al viento de los murmullos, cosa que me importa demasiado poco: por todo lo anterior y por no ser un cobarde.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Abraham Nobody. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s